Política sobre cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies. close

IMEPA



Novedades

Ver todas las noticias 15 Agosto 2018

Sólo el 1 por ciento de la gente sufre la enfermedad celíaca, pero entre el 6 y el 8 por ciento tiene problemas digestivos vinculados a la proteína del trigo. Enterate más.

POR QUÉ EL GLUTEN CAUSA PROBLEMAS DIGESTIVOS A LAS PERSONAS QUE NO SON CELÍACAS

Uno de cada 10 británicos evita el gluten y el 15% de los hogares del Reino Unido prefiere excluirlo de la dieta familiar. En Australia, el 14% de las personas denuncian problemas digestivos asociados al trigo. En los Estados Unidos, se estima que 18 millones de personas sufren molestias similares. Sin embargo, en esos —y otros— países la tasa de celíacos se mantiene en el histórico 1 por ciento.

En ocasiones se ha considerado una moda comercial: el mercado "libre de", cuya bandera principal es el gluten-free, creció un 27% en Gran Bretaña, informó The Guardian. En todos los países occidentales se multiplican las pastas, las pizzas, las tortas, los panes y hasta la cerveza sin gluten. Desde que Miley Cyrus habló de su "alergia al gluten" en 2012 y Gwyneth Paltrow publicó un libro de recetas sin trigo, cebada o centeno, nació una causa que ha logrado defensores como la estrella del tenis Novak Djokovic.

Sin embargo, hay un segmento de la población —entre el 6% y el 8% entre los británicos y los estadounidenses— que manifiesta los mismos síntomas que los celíacos. A diferencia de quienes desarrollan esta enfermedad, la proteína pegajosa no les daña el intestino delgado, pero les causa, igualmente, inflamación, dolor abdominal, diarrea, constipación y fatiga. Y todos esos males desaparecen cuando dejan de comer gluten.

Más gente todavía se ve afectada en Australia, según informó The Herald al analizar un estudio de la Universidad de Newcastle: "Aproximadamente un 14% de los australianos informan sensibilidad al trigo, problemas estomacales que atribuyen a la ingesta de trigo", dijo el neurogastroenterólogo Nicholas Talley. "Es un grupo grande de personas que al menos creen que sus síntomas se derivan de comer trigo, y lo restringen, o al gluten, en sus dietas".
La tendencia tiene una década aproximadamente. De manera similar al diagnóstico de la enfermedad celíaca, la sensibilidad al gluten se da estadísticamente más entre mujeres que entre varones. Los resultados de sacar el gluten de la dieta varían, pero en general, según un estudio de la Universidad de Worcester, "la vasta mayoría de los participantes creyó que adherir a una dieta sin gluten les causó mejoría".

Fuente: INFOBAE